dilluns, 16 d’octubre de 2017

ROLIÁTRICO 3.1 Nuevo avance.

Hace varias semanas tuve el placer de visitar a los miembros del Gremi Lúdic Desperta Ferro y charlamos durante varias horas con ellos. Al parecer conocían el proyecto de Roliátrico y deseaban poder jugar con las reglas que estaba creando, así que compartí un borrador del juego con ellos y no tardaron mucho en jugar. 

Al parecer la experiencia fue muy buena, porque quieren repetir y jugar en un entorno más fantástico. Pero además de eso, me enviaron un correo con algunas recomendaciones para el juego y las añadí al juego. En ocasiones uno no se percata de los errores o de mejores opciones para aplicar las reglas y este fue uno de esos casos. Así que cuando recibí el correo electrónico, mi mente se puso a trabajar en el manuscrito y ahora compartiré algunas de las Particularidades que propusieron desde Roquetes. 

Peligro al volante
Tipo: Negativa.
Eres un peligro constante cuando conduces cualquier tipo de vehículo, ya sea un caminador, silla de ruedas, coche, moto, avión. Da igual mientras se mueva. Sigues las normas de tránsito a tu manera, que obligan ir a la izquierda, tú a la derecha. La velocidad máxima es 40, tú vas a 180. Eres un peligro al volante y lo peor es que ¡no lo sabes!
Me gusta el fútbol los domingos
Tipo: Negativa.
En tu vida solo hay espacio para el balón, te encanta el fútbol europeo o el americano, depende de tú país de origen. La vida se paraliza cuando hay un mundial, una eurocopa o las 24 horas de fútbol del pueblo. Siempre hablas de fútbol y es ver algo con forma esférica y darle una patada. De joven quizás fuiste jugador o entrenador, con los años no lo recuerdas, pero si hay algo seguro es que llevas el fútbol en la sangre.

Evidentemente estos dibujos son provisionales y espero obtener nuevas ilustraciones de +Joan Tretze y empezar con la corrección del reglamento básico. 

Tengo claro que lo mejor es un paso lento pero seguro. 
Espero que todavía quede gente que le apetezca jugar a Roliátrico. La vida sigue después de la tercera edad.

Nos continuamos leyendo. ¡Un abrazo!